Historia de las culturas políticas: completada la obra

     El pasado 8 de junio se presentaron, en la Feria del Libro de Madrid, los volúmenes V y VI de la Historia de las culturas políticas en España y América Latina. Con ellos se completa esta obra colectiva dirigida por Manuel Pérez Ledesma e Ismael Saz, y editada conjuntamente por Marcial Pons Ediciones de Historia y Prensas de la Universidad de Zaragoza.

Presentacion obra completa Culturas Politicas (2016-06-08)

     Previamente se habían publicado los cuatro volumenes dedicados al análisis de las culturas políticas en la historia contemporánea de España:

I – Miguel Ángel Cabrera y Juan Pro (coords.): La creación de las culturas políticas modernas (1808-1833), 2014.

II – María Cruz Romeo y María Sierra (coords.): La España liberal (1833-1874), 2014.

III – Carlos Forcadell y Manuel Suárez Cortina (coords.): La Restauración y la República (1874-1936), 2015.

IV – Manuel Pérez Ledesma e Ismael Saz (coords.): Del franquismo a la democracia (1936-2013), 2015.

Cartel promocional coleccion Culturas Politicas (2014-12-11)

     Los nuevos volúmenes aparecidos ahora son los correspondientes a América Latina:

V – Nuria Tabanera y Marta Bonaudo (coords.): América Latina de la independencia a la crisis del liberalismo (1810-1930), 2016.

VI – Marta Casaús y Morna Macleod (coords.): América Latina entre el autoritarismo y la democratización (1930-2012), 2016.

     La aventura que se inició en 2008 consistía en explorar las posibilidades que el concepto de cultura política ofrecía para lanzar una nueva mirada sobre la historia contemporánea tanto de España como de América Latina. A las dificultades que suponía, de entrada, proponer un cambio de enfoque como este, se añadían, pues, la dimensión trasatlántica y la voluntad de reunir en este empeño a un colectivo muy amplio y plural de investigadores en  Historia y Ciencias Sociales. A ello se añadió enseguida la propia riqueza del concepto de cultura política, que admite diversas lecturas y que era interpretado con distintos matices por los autores integrados en la Red temática de Historia cultural de la política que se formó en 2009 para llevar adelante el proyecto. De esa pluralidad de enfoques y de las muchas posibilidades que el concepto encerraba dieron cuenta las diversas reuniones preparatorias, desde la primera de carácter teórico, reflejada en el libro Culturas políticas: teoría e historia (Manuel Pérez Ledesma y María Sierra, eds., Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 2010).

Algunos de los promotores de la obra, en la presentación del Retiro de Madrid (8 de junio 2016): de izquierda a derecha, Juan Pro (Universidad Autónoma de Madrid), Nuria Tabanera (Universidad de Valencia), Ismael Saz (Universidad de Valencia), Marta Casaús (Universidad Autónoma de Madrid), Carlos Forcadell (Universidad de Zaragoza), Marta Bonaudo (CONICER-Universidad Nacional de Rosario, Argentina), Pedro Rújula (Prensas de la Universidad de Zaragoza), Manuel Suárez Cortina (Universidad de Cantabria), María Sierra (Universidad de Sevilla), Carlos Pascual (Marcial Pons Historia) y Miguel Ángel Cabrera (Universidad de La Laguna).
Algunos de los promotores de la obra, en la presentación del Retiro de Madrid (8 de junio 2016): de izquierda a derecha, Juan Pro (Universidad Autónoma de Madrid), Nuria Tabanera (Universidad de Valencia), Ismael Saz (Universidad de Valencia), Marta Casaús (Universidad Autónoma de Madrid), Carlos Forcadell (Universidad de Zaragoza), Marta Bonaudo (CONICET-Universidad Nacional de Rosario, Argentina), Pedro Rújula (Prensas de la Universidad de Zaragoza), Manuel Suárez Cortina (Universidad de Cantabria), María Sierra (Universidad de Sevilla), Carlos Pascual (Marcial Pons Historia) y Miguel Ángel Cabrera (Universidad de La Laguna).

     La Historia de las culturas políticas en España y América Latina es resultado de -y al mismo tiempo pretende dar impulso a- un giro cultural en la historiografía que ya no resulta, a día de hoy, una novedad reciente, sino una transformación en curso, ya en estado bastante avanzado. Ese giro cultural de la historiografía, paralelo a los giros igualmente culturalistas experimentados en otras áreas de las ciencias sociales y las humanidades, no ha destruido el paradigma hasta ahora dominante de la historia social, sino que ha venido a completarlo y corregirlo. Consiste, en pocas palabras, en admitir que todo fenómeno histórico -sea de carácter político, económico, demográfico, científico, social…- está mediado por factores culturales; y que, por tanto, sin conocer el contexto cultural en el que tales fenómenos se producen, es imposible dar cuenta cabal de ellos. Nuestra comprensión de los procesos históricos quedaría deformada sin tomar en cuenta las concepciones de los actores que intervinieron en ellos, concepciones que formaban parte de entramados culturales que los historiadores estamos obligados a indagar y desentrañar.

     Para la historia política, que durante mucho tiempo se mantuvo renuente a la renovación historiográfica que identificamos con la escuela de los Annales -grosso modo, el paradigma de la historia social al que nos hemos referido antes-, este giro iniciado en los decenios finales del siglo XX ha sido de especial importancia: no solo porque ha venido a imprimir a la historia política un impulso renovador en sus métodos y enfoques del que estaba especialmente necesitada para salir del anquilosamiento, sino también porque en política los imaginarios son factores fundamentales. Con más razón incluso que en otras áreas de la historiografía -pongamos por caso, la historia económica-, en historia política es imprescindible entender las motivaciones de los actores que, más allá de los intereses, requiere comprender los marcos culturales desde los cuales son interpretados y percibidos esos intereses. Culturales son las identidades; en términos de una cultura determinada se expresan los discursos y se ejercen los liderazgos; cultural es el fenómeno de la legitimidad con la que se ejerce el poder; las razones culturales son cruciales para entender las motivaciones de la movilización y de la desmovilización política, del voto y de las alianzas. Al ámbito de la cultura pertenencen también los principios, los valores y las utopías que inspiran todo programa político. De ahí la relevancia que se concede a un concepto como el de cultura política, que pretende dar cuenta de los elementos de unidad y de diversidad que hay en las percepciones colectivas de lo político.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.