Exponer la historia del futuro

     Del 24 de septiembre de 2015 al 4 de enero de 2016 se desarrolló en Francia y Bélgica un modelo inédito de exposiciónbajo el título Une brève histoire de l’avenir, inspirada en el libro del mismo título de Jacques Attali (2006), consejero científico de la muestra. Dicha exposición constaba de dos muestras paralelas, una en los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica (Bruselas) y otra en el Museo del Louvre de París.

     La parte francesa de la exposición se pensó con un enfoque interdisciplinar, poniendo en diálogo grandes obras del pasado con creaciones contemporáneas específicas a fin de traer al presente un relato del pasado susceptible de aclarar nuestra visión del porvenir. El recorrido se desarrollaba a través de cuatro temas: el ordenamiento del mundo, los grandes imperios, el ensanchamiento del mundo y el mundo contemporáneo policéntrico. La escenificación de los mismos se encargó a artistas actuales como Mark Manders, Tomás Saraceno, Wael Shawky, Camille Henrot, Isabelle  Cornaro, Chéri Samba y Ai Wei Wei.

     La parte belga constaba de un conjunto de más de 70 obras contemporáneas entre pinturas, esculturas, fotografías, vídeos, instalaciones y obras de arte digital. el objeto era interrogar al visitante sobre nuestro futuro, con la mirada puesta en el horizonte del año 2050. La exposición abordó grandes temas sociales como el consumismo, los conflictos mundiales, las desigualdades económicas y sociales, el agotamiento de los recursos naturales y la mutación del género humano. En ese panorama se insertaron visiones positivas y constructivas, incluso con un punto de humor. Artistas belgas e internacionales como Sugimoto, Boetti, Kingelez, Warhol, LaChapelle, Gursky, Op de Beeck, Yongliang, Turk, Alÿs, etc., invitaban así a (re)pensar el futuro.

     Ambas exposiciones pueden ponerse en diálogo con la que en 2000-2001 organizaron los Museos nacionales de Francia en el Grand Palais de París, titulada Visions du futur (del 5 de octubre de 2000 al 1 de enero de 2001). En aquella ocasión, el símbolo milenarista del año 2000 se tomaba como pretexto para interrogarse sobre el modo en que los seres humanos han imaginado su porvenir en cada época. La exposición evocaba, a través de la historia de las diferentes civilizaciones, temas como la aspiraciónes de inmortalidad, la búsqueda de la ciudad ideal, la nostalgia del paraíso perdido, la noción de progreso y su cuestionamiento. Se expusieron 187 obras de arte antiguas y modernas de todo el mundo, algunas tan sorprendentes como 40 dibujos del Renacimiento sobre Dante en el Infierno prestados por primera, la Torre de Tatlin, un automóvil en forma de huevo conservado en Mulhouse, una obra del artista africano Kingelez, o fragmentos de películas mudas de los años 1906 a 1910. El recorrido terminaba con una instalación de Kabakov y una creación original de Tom Shannon .

Ilustración de cabecera: Thomas Cole (1801-1848), Le Destin des empires. La Destruction (1836). New York Historical Society (del dossier de prensa de la exposición del Musée du Louvre).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.