El año de la Utopía

     En 2016 se conmemora el quinto centenario de la primera edición de la Utopía de Tomás Moro: De optimo reipublicae statu, deque nova insula Vtopiae fue impreso en Lovaina en 1516 en la imprenta de Martens.

     Con ese motivo, cientos de investigadores de todo el mundo han convocado reuniones y actividades centradas sobre la obra y la época de Tomás Moro o sobre el concepto de utopía, que toma nombre de aquella obra. Hoy mismo comienza en Lisboa el 17º congreso anual de la Utopian Studies Society, que ha tomado por título 500 years of utopias: the World goes to where we takes it. Esta multitudinaria reunión científica ha venido precedida de la puesta en marcha del proyecto Utopia500, que pretende inspirar en todo el mundo el reconocimiento de la importancia del pensamiento utópico como motor de innovación y de progreso. Una red de estudios avanzados –Advanced Research in Utopian Studies (ARUS)– pone en conexión a investigadores y estudiosos de diferentes países y hace circular las noticias de sus acciones y convocatorias.

     El Congreso de Lisboa y el proyecto Utopia 500 son solo un ejemplo del impulso que han tomado las actividades académicas y culturales en torno a la utopía con motivo del Año Moro. Nosotros mismos, desde el grupo HISTOPÍA, creamos el año pasado la Red Trasatlántica de Estudios sobre la Utopía, con fines parecidos. Hemos convocado para el 15 y 16 de diciembre de 2016 el Congreso Internacional 500 años de Utopía: lecturas de Tomás Moro. En noviembre celebraremos en México el Seminario Internacional Socialismo y Utopía. Y en estos momentos se halla en curso de edición el volumen colectivo Latin American Utopias, que esperamos ver publicado antes de terminar el año.

     Iniciativas similares se están realizando desde múltiples grupos. El Anticipation Research Group de la Universidad de Bristol celebró el 21 y 22 de mayo un festival de dos días bajo el lema Creating Real Utopias in the 21st Century. La Fundación Ramón Areces organizó en Madrid el 27 de mayo un simposio dirigido por Juan José Tamayo-Acosta, que se tituló La utopía, motor de la historia. Con motivo del V Centenario de la publicación de Utopía, de Tomás Moro. En México, la UNAM y la UAM-Iztapalapa dedicaron el VI Seminario de Filosofía Política al tema Realismo y Utopía: A 500 años de Utopía de Tomás Moro, del 6 al 10 de junio. El Instituto de Historia de las Ideas de la Universidad de la República, en Uruguay, tiene convocado un simposio universitario para el 27 y 28 de octubre sobre Utopías: pasado y presente. A 500 años de Utopía de Tomás Moro. Son solamente algunos entre los muchos ejemplos que se podrían mencionar de esta ebullición académica en torno a la utopía.

     Llama la atención por su amplitud el programa de actividades lanzadas por la Universidad Católica de Lovaina bajo el título Utopies pour le temps présent: la UCL ha consagrado oficialmente el año 2016 a la utopía, haciéndose eco del hecho de que fuera en aquella ciudad donde se imprimió la Utopía por primera vez y, también, del significado que la figura de Tomás Moro ha tenido posteriormente para la Iglesia católica. Sus actividades, tanto académicas como abiertas a la participación del resto de la sociedad, incluyen desde la publicación de un libro colectivo (Chemins d’utopie. Thomas More à Louvain, 1516-2016) hasta un Tour de los cafés, un taller de creación (Écrire ensemble l’utopie), una exposición (Utopia/Utopies: dans les pas de Thomas More), un grupo de lectura sobre utopías y distopías, sesiones de cine-club, conferencias, coloquios, debates, talleres, concursos y más exposiciones.

     La conmemoración fácil -y fácilmente criticable- aprovecha la coincidencia de las cifras que cuentan los años, o los siglos, para poner ante nuestra mirada objetos dignos de atención. La utopía en sí, o la obra de Moro más concretamente, merecen el interés que se les presta tanto en 2016 como hace un año o hace veinte, de eso no hay duda. Pero la fecha conmemorativa funciona como una cita: pone de acuerdo a multitud de personas, grupos e instituciones, para hablar de un tema común en un momento concreto. De ahí viene su fuerza. No obstante, todo proyecto de conmemoración entraña un riesgo: el público hacia el cual se dirige es soberano para decidir si le interesa aquello de lo que se habla, si desea participar en los actos convocados, o bien mira hacia otro lado. Este es el aspecto utópico de las conmemoraciones, que imaginan una unanimidad de intereses compartidos por miles de personas en ámbitos y en lugares muy diferentes.

     La conmemoración del Año Moro en 2016 llega en un momento en que el realismo político más descarnado mide sus fuerzas con un idealismo renovado, que busca mundos alternativos. No es, por tanto, una ocasión cualquiera para hablar de cualquier tema. Puede ser un momento de inflexión, de sacar a la luz fragmentos brillantes y maduros de investigación y de pensamiento, que inspiren en la gente el deseo de sumarse a una oleada de utopismo creativo. Hacer que el Año Moro se convierta en el AÑO DE LA UTOPÍA.

Imagen destacada: Sir Thomas More y su familia, Rowland Lockey, siguiendo a Hans Holbein el Joven, 1593. Nostell Priory, West Yorkshire, Reino Unido.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.