22th CONFERENCE OF THE UTOPIAN STUDIES SOCIETY (BRIGHTON)

Entre los días 13 y 15 del pasado mes de julio se celebró en la ciudad costera de Brighton, al sur de Inglaterra la XXII Conferencia Anual de la Utopian Studies Society (Europe). Las sesiones tuvieron lugar en el campus de la Universidad de Brighton, retomando el carácter presencial de los encuentros interrumpidos durante los dos últimos años como consecuencia de la situación de excepcionalidad planteada por la pandemia del Covid19 en ese tiempo.

Bajo el título de Opening Utopia: New Directions in Utopian Studies, se desarrolló un congreso cuyo objeto -tal y como lo plantearon sus organizadores- era explorar la situación de la utopía y el pensamiento utópico en el contexto de una coyuntura, la actual, caracterizada por la creciente anulación de la esperanza. En el marco de un mundo -el reinante en el siglo XXI- dominado por un sentimiento de cada vez mayor pesimismo y resignación, la utopía -se afirma- es más necesaria que nunca, pero exige de un esfuerzo de replanteamiento que ahonde en sus potenciales capacidades para iluminar el oscuro escenario presente y le permita reevaluar la adecuación de sus vías y estrategias en el contexto de una realidad tan incierta como descorazonadora.

Las sesiones, organizadas en numerosas mesas, más de sesenta, abordaron todo tipo de temáticas asociadas a la utopía y a los principales retos a los que ésta se ve enfrentada en el nuevo siglo, agravados si cabe con la confluencia simultánea de muy diferentes crisis (medioambientales, políticas, económicas, sanitarias, bélicas, etc.).  Los dos conceptos recurrentes que acapararon el contenido de la mayor parte de las ponencias fueron crítica y esperanza, formuladas desde los más diferentes ámbitos (cinematográfico, artístico, literario, político, filosófico, etc.) y escenarios (tecnología, transhumanismo, educación, género, ecologismo, comunitarismo …).

Tanto la conferencia inaugural, a cargo de Raffaella Baccolini (“Reclaiming Critical Dystopia, Recovering Hope in Darkness”) como la llevada a cabo por Jack Halberstam (“Unworlding: An Aesthetics of Collapse”) ahondaron en este sentido, en esa temática definida por la reinterpretación de los conceptos de utopía y distopía, a partir de nuevas lecturas transversales fundadas en la impugnación de sus significados clásicos (utopía/esperanza/humanidad, distopía/oscuridad/ no humanidad).

Dentro del congreso, la participación del grupo HISTOPÍA se desarrolló en el seno de dos paneles: “Building utopia on critical basis: fictional and historical perspectives” (miércoles 13) y “Dystopian paradoxes: where is the light?” (viernes,15), ambos reunidos bajo el título central de “Critical Hopes”. La coordinación de la misma corrió a cargo de la investigadora del grupo Elisabetta Di Minico (Universidad Complutense de Madrid), participando también en sus sesiones otros miembros como Javier Álvarez Caballero (Universidad de Salamanca), José Carlos Ferrera (Universidad Autónoma de Madrid), Francisco Paoli Bolio (UNAM, México), Francisco José Martínez Mesa (Universidad Complutense de Madrid) y Ana Clara Rey Segovia (Universidad de Valencia). Por su parte, otra componente de HISTOPÍA, Julia Ramírez Blanco (Universidad de Barcelona), participó el 14 de julio en la mesa redonda “Becoming Utopian as Hopeful Praxis”, en compañía de otros investigadores, con su ponencia “Hispanic Utopian Studies and Prefigurative Politics’.

Entre las conclusiones que cabe entresacar de esta Conferencia, los asistentes a la sesión final de clausura coincidieron en la necesidad de propiciar desde la Utopian Society Studies una mayor apertura a todo el conjunto de movimientos y activistas sociales que desde el plano de la praxis pueden poner de relieve tanto las limitaciones como el caudal de posibilidades infinitas que todas estas iniciativas encierran, invitando a sus protagonistas a dar cuenta de sus experiencias y retos en los futuros congresos. Una línea de trabajo, desde luego, sumamente sugestiva y enriquecedora, como ya se ha puesto de manifiesto en nuestro país con las diferentes jornadas y encuentros organizados por HISTOPIA en los últimos años.

Dentro de un ambiente extremadamente grato, donde la única nota discordante fue la relativamente escasa participación presencial en las sesiones y el exceso de intervenciones on line -probablemente motivadas aun por los efectos de la pandemia- el congreso se clausuró el viernes 15 de julio con la Asamblea General de Socios, en la que se ratificó la elección de la sede del próximo congresos a celebrar en la ciudad de Bucarest (Rumania) en julio de 2023.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.