Entrevista con el antropólogo Davydd Greenwood

Entrevista con Davydd Greenwood, uno de los más grandes expertos en antropología aplicada e investigación-acción-participativa. Partícipe, asesor y consultor en diferentes proyectos de participación activa y operativa. Profesor de Antropología en la Universidad de Cornell y director del Instituto de Estudios Europeos de la misma. A caballo entre Ithaca (Nueva York) y Herencia (La Mancha).

Lo tuyo –junto a Pilar– con la investigación-acción-participativa y la innovación social es una constante. ¿Podrías comentarnos en qué consisten y para qué se llevan a cabo?

Mi especialidad antropológica son las culturas organizativas y llegué a la IAP por un camino indirecto. Pilar no es socióloga ni antropóloga y solamente colabora en aspectos culturas o educativos de algunos proyectos. Yo había hecho 2 años de trabajo de campo en Hondarribia en 1968-1969 sobre el éxodo rural y el turismo.  Precisamente entonces empezaron los asesinatos de ETA y pronto me hice un observador participante en los conflictos étnicos, tema sobre el cual escribí mucho en los años 70 y 80.  Luego dejé de ir a Euskadi porque ya tenía suficiente experiencia con la violencia, las ideologías raciales, y la supresión de los derechos civiles en USA para tener que buscar nuevas experiencias.  Después de unos años, el Profesor William Foote Whyte quería hacer un libro sobre las cooperativas de Mondragón, una experiencia para mi desconocida y necesitaba mis conocimientos sobre la cultura vasca.  Conseguimos los fondos y empezamos a trabajar con un grupo grande de cooperativistas en un proyecto que se convirtió en una investigación participativa para mejorar los servicios centrales de su sistema. Escribimos dos libros junto con los cooperativistas y aprendí que la IAP produce resultados tanto empíricos como teóricos mejores que las típicas prácticas inactivas de las ciencias sociales.  Desde entonces, solo he trabajado por medio de la IAP porque no solo funciona mejor instrumentalmente, sino que requiere un trato humano más ético.

Aparte de la investigación-acción-participativa, también eres experto en cooperativismo. ¿Cómo ves el presente de este movimiento?

Mi implicación con las cooperativas se explicó arriba.  Creo que tienen un lugar más importante en la economía mundial de lo que parece porque demuestran que el capitalismo que conocemos con unos pocos ganadores y muchos perdedores no es una ley de la naturaleza.  Ahora bien, los expertos en empresariales y los políticos las rechazan como una opción porque las cooperativas atentan contra el enriquecimiento de unos pocos. 

Muchos elementos de lo que hace funcionar el sistema de Mondragón también funcionan en otros tipos de empresa.  La organización en forma de matriz, los equipos transdisciplinares en empresas punteras, y el amplio despliegue de las prácticas del “diseño de los sistemas socio-técnicos” (STSD) se practican en muchas empresas.  También tenemos los “trusts” como la John Lewis Trust que demuestran que funciona mejor un sistema participativo que uno que es explotativo.  El inconveniente para los que ahora mandan es que tales sistemas pueden prescindir de ellos y sus grandes salarios.

Junto a tu trabajo en la universidad, también estás involucrado en diferentes proyectos en el interior la Mancha. Háblanos de ellos.

Mi esposa es natural de Herencia, Ciudad Real así que conozco esta parte de La Mancha desde el año 1964. En los años 90, y a petición del entonces alcalde, organizamos un proyecto de IAP para dibujar un futuro mejor en Herencia. El proyecto duró 3 años y luego desapareció, víctima de la inestabilidad política local.  En el año 2000, compramos allí  una antigua casa de labor que hemos ido rehabilitando a nuestro gusto.  Después de unos años, pensamos que, siendo una tradicional casa de labor con cuadras, cámaras, bodegas y hasta un silo y una alcoholera, la propiedad podría servir como una fundación para salvaguardar el patrimonio local y ponerlo en valor. Ya hemos desistido de este proyecto también. Ahora, estamos intentando formar un grupo de investigación asociando a los distintos pueblos del Campo de San Juan a través de una red de investigadores que se apoyen unos a otros en los estudios y proyectos sobre la zona. 

El medio rural se halla en una situación de verdadero impasse. Resiste, pero cada vez con más dificultades. ¿Cómo hacer para afrontar esta coyuntura?

El medio rural es un apéndice de los problemas de la desigualad económica que privilegia a los grandes capitales con mayores beneficios económicos en el sistema global. La mayoría de las empresas agrícolas de esta parte de La Mancha son pequeñas o medianas empresas. En todas las economías las pequeñas empresas crean la mayoría de los empleos buenos, pero sabemos que las políticas nacionales y globales (por ejemplo, el FMI) no fomentan las empresas pequeñas y medianas en el sector privado. Los sistemas de subsidios que llegan al medio rural a través de la EC también están tocados de corrupción. Esto ocurre en USA también.  España no es “diferente”.

La cuestión del Común está adquiriendo cada vez más fuerza en el presente actual. ¿Qué opinas al respecto?

No estoy seguro de entender la pregunta. Si el Común se refiere a lo que llamamos en inglés “the commons”, no veo la más mínima evidencia que demuestre que esté adquiriendo más fuerza.  Diría yo que lo que está pasando es todo lo contrario bajo el imperante régimen de privatización y mercantilización de los bienes públicos.

El tejido social cuenta cada vez con más personas que deciden actuar colectivamente por la vida de sus territorios y el buen vivir en ellos. Una vez más, ¿cómo hacer para ampliar la red de realidades activas en el caminar de los pueblos?

Mi propia experiencia no concuerda con esta afirmación.  Al contrario, durante mi vida y especialmente en mis experiencias en Castilla-La Mancha, he visto las democracias participativas minadas por las meritocracias imperantes en el caso de los políticos y las universidades o por un extremo (y hasta suicida) egoísmo local en ciertos pueblos.

La imposibilidad de grandes cambios a través de grandes realidades es ya una evidencia. La atención a lo local se está recuperando, pero el afuera –que no es afuera– siempre está ahí. ¿Qué piensas acerca de lo local y su relación con el exterior y con lo global?

No estoy de acuerdo con la premisa.  El neoliberalismo de Thatcher y Reagan es un gran cambio que ha creado una gran realidad negativa y sigue vigente. La aparición de Trump apunta en la misma dirección.

La política siempre pulula alrededor de estas cuestiones. Y el desarrollo de lo político en ellas es de gran importancia. En un panorama como el actual, ¿qué le dirías tanto a los actores políticos como a los sin nombre sobre los que se proyectan las consecuencias del pensar-hacer de los primeros?

Yo solo observo que el sistema presente, tanto político, económico, social, y ecológico no es sostenible. La gran interrogante es cómo, cuando, y con qué costes humanos va a transformarse en un sistema más justo y sostenible.

https://www.diagonalperiodico.net/blogs/nuda-vida/entrevista-con-antropologo-davydd-greenwood.html


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *